<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d11654729\x26blogName\x3dPVM+NOTICIAS\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://pvmnoticias.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://pvmnoticias.blogspot.com/\x26vt\x3d894847286402894192', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>
.

PVM NOTICIAS

Noticias de Villalmanzo, la comarca del Arlanza y la provincia de Burgos.

martes, enero 30, 2007

Arlanza, primera bodega de Castilla y León que obtiene la certificación ISO 22000

FUENTE Diario digital agrario

Con este sello esperan comercializar con éxito sus vinos en el mercado internacional.
Redacción• 29/01/2007 17:17:43

La sociedad cooperativa Arlanza (Villalmanzo, Burgos) ha obtenido para su Bodega los sellos de calidad UNE en ISO 9001:2000 y UNE en ISO 22000:2005, certificados por AENOR, siendo la primera bodega en Castilla y León que los consigue, según fuentes de la cooperativa. “Ha sido una labor dura, pero desde que comenzamos con la bodega en 2001 ya apostamos por la calidad y el control exhaustivo de todo el proceso productivo, así que ha sido relativamente sencillo certificarnos. Estas normas demandan grandes exigencias, incluido un control absoluto del producto desde la viña hasta la botella, que nosotros ya llevábamos a cabo”, señala Rubén Villanueva, responsable del Departamento Comercial de Bodegas Arlanza.

A lo largo del año pasado, Arlanza ha vivido el largo proceso de auditorías previas a la certificación en ambas normas, acreditándose la Gestión de la Calidad y la Seguridad Alimentaria en un sistema integrado. “La ISO 22000 (de Seguridad Alimentaria) es muy reciente, del 2005, así que somos pioneros en su implantación. Con ella esperamos ofrecer confianza y garantías al consumidor final. Que sepa que los vinos tienen cualidad reconocida, y que cumplen todos los requisitos”, afirma Mari Carmen Bartolomé, técnico de Calidad de Arlanza.

Dado que las ISO son normas estandarizadas y se reconocen internacionalmente, su consecución dará mayor respaldo a la exportación de los caldos de la Cooperativa. “Nuestro objetivo es el mercado internacional”, reconoce Mari Carmen Bartolomé.

Por otra parte los vinos de Arlanza ya han obtenido prestigio en Europa al ganar varios certámenes vinícolas. Entre ellos, la medalla de oro en el Concurso Mundial de Bruselas para el crianza Dominio de Manciles, que también logró la de plata en el Salón Internacional del Vino, de Madrid. “Estamos muy contentos – añade Bartolomé-. Estas certificaciones son un logro, y esperamos que sirvan para impulsar el reconocimiento de la D.O. Arlanza”.

Categorías:

Etiquetas: , , ,

viernes, enero 19, 2007

Fin de la restauración en la iglesia de Villalmanzo

FUENTE Diario de Burgos

El arreglo de la sacristía culmina las obras de restauración de la iglesia.
Los trabajos ejecutados durante 2006 también han incluido la apertura de ventanales en la nave norte, la recuperación del retablo principal y la colocación de una nueva campana. La intervención se remonta al año 2004.

B.G.R. / VILLALMANZO

La restauración de la iglesia de Villalmanzo comenzó en el año 2004, pero no ha sido hasta finales de 2006 cuando han finalizado los principales trabajos de recuperación de este templo dedicado a la Asunción de Nuestra Señora. El arreglo integral de la sacristía, la apertura de ventanales y colocación de vidrieras en la nave norte, la limpieza del retablo principal y el estreno de una nueva campana y del sistema eléctrico de volteo han culminado una intervención que se inició con la sustitución completa de la cubierta y un pintado general.

Más de 60.000 euros ha invertido la parroquia de Villalmanzo en los trabajos del último año. La financiación de los mismos ha sido posible gracias a las aportaciones de los fieles y a una importante subvención (el 45% del coste global) del grupo de acción local Adecoar. A pesar de todo, y con la satisfacción que supone devolver al templo su belleza original, el párroco, Fernando García Cadiñanos, ya piensa en nuevos trabajos. «Nos quedaría el arreglo del campanario, la sustitución del suelo de la iglesia y la restauración de los otros seis retablos que alberga. Lo iremos haciendo poco a poco», explica el sacerdote.

Los últimos trabajos de restauración de este templo gótico comenzaron el pasado mes de mayo y se prolongaron hasta primeros de diciembre. Su finalización fue festejada con una serie de actividades que incluyeron conferencias y visionado de películas. La intención de la parroquia es que la sacristía de la iglesia, «casi catedralicia», se abra a usos culturales aprovechando el amplio espacio que ocupa dentro del templo.

La restauración integral de esta dependencia, con un coste de 36.000 euros, ha consistido en la sustitución del suelo empleando el mismo material y siguiendo idéntico dibujo al antiguo. «La recuperación del original resultaba imposible», precisa García Cadiñanos. También se ha intervenido en la bóveda, una actuación que ha sacado a la luz el año de construcción de la sacristía: 1758. La colocación de calefacción ha completado los trabajos en este espacio del templo, que han afectado a una cajonera de madera de nogal de tres cuerpos datada en el siglo XVIII. Solo esta última actuación ha costado 12.000 euros.

El retablo mayor está dedicado a la Asunción de Nuestra Señora, es de estilo barroco y su autoría se atribuye a Diego Alonso Sohano. De los trabajos de restauración de este conjunto artístico se ha encargado la empresa burgalesa Cerdá e Hijos. Debido a que la estructura se encontraba en buen estado, la intervención se ha centrado en la limpieza completa de la obra y en la sustitución del sagrario por uno nuevo cuyo estilo se adecuara al del resto de la obra. La cuantía ha sido de 8.000 euros.

DESCUBRIMIENTO. La nave norte de la iglesia se encontraba cegada con adobe para evitar el frío. La apertura de los dos ventanales que había inicialmente ha descubierto una tracería del siglo XIV. En los mismos se han colocado sendas vidrieras, una dedicada a los Mártires de Cardeña, patronos del pueblo, y otra a un motivo eucarístico. Las dos son obra de Adriana Franco. La actuación ha superado los 5.000 euros.

Por último, se ha colocado una nueva campana elaborada a partir de otra antigua y se ha instalado el volteo eléctrico, lo que ha supuesto una inversión de 9.800 euros. La iglesia brilla en su interior, pero también ha visto cómo, a iniciativa del Ayuntamiento de la localidad, se ha adecuado todo el atrio revistiéndolo con asfalto y añadiendo una zona con jardines.

Las obras realizadas en el templo en el último año han completado las iniciadas en el año 2004 por el anterior párroco, Julio González. El actual explica que la primera intervención consistió en la sustitución y arreglo del tejado y el pintado general de la iglesia, actuación que fue posible en virtud del convenio que existe entre el Arzobispado, la Junta de Castilla y León y la Diputación de Burgos. En 2005 se procedió a la renovación de todo el sistema eléctrico e iluminación, así como a la restauración del coro. Dos trabajos que se realizaron gracias al esfuerzo altruista de algunos vecinos.

Categorías:

Etiquetas: